Blog

que es branding naming dxmedia

Naming y branding: técnicas para crear el nombre de empresa

El primer producto que debe vender una empresa es ella misma, conseguir que el público se vaya habituando a su imagen de marca y sepa reconocerla. Y no cabe duda que para alcanzar esta meta un nombre bien elegido es un buen punto de partida, de ahí la importancia del naming y el branding.

 

¿Qué es el naming?

Es muy común que se puedan confundir este término con el de branding por la estrecha relación que existe entre ambos, pero es momento de diferenciarlos bien, ya que realmente no son lo mismo.

Naming es todo el proceso creativo seguido para crear el nombre de empresa o de la marca. Puede parecer algo sencillo, pero realmente no lo es. El nombre que elijamos va a determinar una parte importante de la imagen que la empresa va a tener de cara al público.

 

Branding, ¿qué es?

La otra pata de esta particular mesa que es el buscar el nombre perfecto para la empresa es el branding. Lo podemos definir como el proceso que se centra en la creación y la construcción de la marca.

Una vez que tenemos el nombre para la empresa es momento de crearle una identidad corporativa (un logo, unos colores, una tipología de letra, etc.) y un posicionamiento de marca, que es lo que los consumidores van a percibir de la marca (si es más juvenil o más seria, si apuesta por la sostenibilidad, si defiende valores como la igualdad, etc.).

 

Claves para un proceso de naming de éxito

El nombre elegido debe ser único para que se pueda registrar, esto es algo básico a tener en cuenta. Pero además, debe ser fácil de escribir y de pronunciar para que el público lo recuerde más fácilmente.

Es mejor apostar por la brevedad y la coherencia, que el nombre se pueda identificar rápidamente con los productos o servicios que ofrece la marca. No debería evocar nunca asociaciones negativas.

Pero, por encima de todo, un nombre de empresa o marca bien elegido debe ser memorable y llamativo.

 

Ejemplos destacados de naming

Si lo piensas bien, seguro que conoces marcas o empresas con nombres que de una forma u otra  consiguen hacer que destaquen frente al resto. Mira estos ejemplos:

 

  • Pelostop: breve, sencillo, fácil de recordar y que a la vez nos permite identificar rápidamente a qué se dedica esta empresa especializada en depilación láser.
  • Puterful: para hacerle la competencia a Mr. Wonderful y sus mensajes cargados de optimismo y unicornios, nada mejor que un nombre que ya nos advierte que en este caso nos vamos a encontrar justo con lo contrario.
  • Ibiza, Altea, etc.: SEAT siempre pone a sus modelos nombres de regiones españolas, lo que hace que el consumidor pueda identificar de forma inmediata sus coches. Si además tenemos en cuenta que SEAT es el acrónimo de Sociedad Española de Automóviles de Turismo, esto tiene todavía más sentido.

 

Seguro que conoces todas estas marcas y empresas que hemos mencionado. Ahora ya sabes que uno de los motivos por los que son tan populares es precisamente porque el éxito se ha empezado a fraguar desde el primer momento gracias a un buen proceso de naming y ha continuado con una buena gestión del branding de la marca.