Blog

user experience dxmedia

UX: Cómo mejorar la experiencia de usuario de tu web

Cada vez tenemos menos paciencia en internet. Existen millones de páginas, y muchas de ellas no ofrecen la calidad que estamos buscando. En muchas ocasiones, decidimos antes de que pasen 3 segundos si seguimos navegando en una web o si la abandonamos y vamos a la siguiente que nos recomiende Google.

Pero si nos quedamos algo más tiempo y nos resulta desagradable navegar por ella, también nos iremos en busca de webs más amigables.

Para que eso no suceda en nuestro sitio web, tenemos que tener en cuenta nuestro diseño UX, o lo que es lo mismo, el User Experience en inglés o la experiencia de usuario en español.

Cuanto mejor sea el diseño UX que tengamos, más posibilidades de que los usuarios se queden con nosotros y no lleguen a conocer a la competencia

Como nota adicional, tenemos que recordar que UX e UI no es lo mismo. UX es la experiencia de usuario, es “cómo se siente estar en la web”, mientras que UI son todos los elementos con los que el usuario puede interactuar de alguna manera.

 

¿Cómo podemos mejorar el diseño UX de nuestra web?

Aunque cada página web tiene que buscar cómo mejorar su UX adaptándose a las características o necesidades de sus usuarios, existen una serie de tips básicos que, por norma general, nos ayudarán a tener un buen diseño UX.

 

Informa siempre al usuario de que estás haciendo algo

Imagínate que acabamos de escribir una pregunta sobre un producto que queremos comprar. Tras pulsar el botón de Enviar, el recuadro del formulario en el que hemos escrito desaparece y esa parte de la web queda en blanco.

En ese momento nos llegan las dudas. ¿Se ha enviado correctamente? ¿Es un fallo? ¿Tengo que volver a escribir todo de nuevo? ¿Se está enviando y tengo que esperar un poco?

Esto es una mala UX que se puede solucionar haciendo que se muestre un simple mensaje de texto que diga “estamos enviando tu comentario, por favor espera 15 segundos”.

Con esto, los usuarios sabrán que está pasando algo al otro lado de la pantalla, lo que les da la información suficiente como para saber que todo está bien.

 

Mantén las cosas simples y familiares

Aunque nos entren ganas de hacer un diseño web innovador y que rompa con todo lo establecido, no sería muy práctico de cara al diseño UX de un sitio.

Los usuarios están acostumbrados a encontrarse ciertos elementos en el mismo lugar de cada web. Si los cambiamos de orden, la experiencia de usuario será caótica e incómoda para ellos.

Imaginemos que decidimos poner el menú de navegación al final de la web y que la caja de comentarios aparezca a mitad de un artículo para intentar que escriban algún comentario. Pasará lo siguiente:

El usuario pensará que no hay un menú con otras secciones que leer porque lo espera encontrar arriba del todo, al igual que pasa en el 99,9% de las webs que ha visitado en el pasado. Y si no llega al final del artículo, algo bastante habitual, se irá con esa idea en mente.

También está acostumbrado a encontrarse con la caja de comentarios al final de las publicaciones de un blog. Por lo que cuando vea esa caja, automáticamente dará por sentado que ha llegado al final, y, salvo que quiera leer más comentarios, no se molestará en bajar y pensará que el artículo ya ha terminado.

Si respetamos unas normas básicas de estructura, evitaremos que se produzcan estos errores de UX.

 

Pide la mínima información posible

Hay webs que deciden que, para mirar su contenido, lo usuarios tienen que registrarse. Rellenar datos o dar información como el correo electrónico es algo que empeora la UX porque supone dedicar tiempo y esfuerzo para el visitante.

Cuantos menos formularios y datos tenga que dejar una persona, más agradable será su experiencia de usuario. Esto también se aplica a un comercio electrónico, donde se deben reducir todo lo posible el número de campos que el comprador necesite rellenar.

Incluso hay comercios que nos permiten comprar sin registrarnos en su web, basta con que rellenemos los datos mínimos necesarios para la compra.

 

Usa colores agradables

Nuestra página web debe de tener unos colores que faciliten la lectura. No es lo mismo una web con el fondo negro y unas letras amarillas chillonas, que esa misma página con un fondo blanco y las letras negras.

La UX será totalmente distinta sólo con esa diferencia. En este sentido, podemos jugar con la combinación de colores como queramos, pero recordando siempre que tiene que resultar fácil de leer.

Fuentes fáciles de leer y con un buen tamaño

Tan importante como el color, es el tamaño y la fuente elegida. La fuente tiene que ser sencilla y clara para que se lea con facilidad y el tamaño de la misma tiene que permitir que se lea sin problemas.

 

Vigila que tus enlaces funcionen

Si tenemos enlaces a otras secciones de nuestra web o hacia otras páginas, debemos asegurarnos cada cierto tiempo de que funcionan adecuadamente.

Si un usuario hace clic en un enlace y éste le lleva a un error 404 (no encuentra la url de destino), entonces está recibiendo una mala experiencia de usuario.

Esperaba que su clic le diera más información sobre un tema que le interesaba, pero en su lugar recibe un error u otra página distinta a la esperada.

 

Un buen diseño de cara al usuario: la clave para que nos den una oportunidad de gustarles

En conclusión, aunque con frecuencia sea pasada por alto, una buena UX tendrá como consecuencia una mejora global del sitio.

Cuanto más agradable y amigable sea nuestro UX Designmás tiempo pasará en nuestra web el usuario, con lo que aumentará el número de artículos o secciones leídas, y más posibilidades de que llegue a hacer una acción que nos interese; ya sea comprar, completar un lead magnet donde captar su email para futuras promociones, compartir en las redes sociales nuestro contenido, etcétera.

Si seguimos los consejos anteriores, la experiencia de usuario que tendrán nuestros visitantes hará que todas las métricas generales mejoren. Con los beneficios que ello trae consigo.

 

Como ves, hay muchas razones por las que merece la pena invertir en desarrollar un diseño UX cuidado. Tómate tu tiempo para pensar en el aspecto y la usabilidad de la web y cuida los detalles; después solo tendrás que generar buen contenido para lograr que tus usuarios se queden contigo.