Blog

porcentaje de rebote dxmedia

¿Qué es el porcentaje de rebote y cómo reducirlo?

El porcentaje de rebote es una métrica que nos muestra la tasa de abandono de visitantes cuando entran a una determinada página web. Mide cuantas visitas llegan a tu web y la abandonan sin visitar ninguna página más de la misma, es decir, mide cuántas de todas las visitas que recibimos, entran y salen por la misma página.

Actualmente, en el mundo del posicionamiento online, ya no basta con apuntar enlaces y crear contenido para posicionarnos por palabras clave. Cada vez se valora más la respuesta del usuario, y así es como Google valora si tu página web resulta interesante para los usuarios, ya que Google no lee y entiende lo que hay en la página web para saber si tiene más o menos calidad, así que usa a los usuarios para determinar la calidad de las páginas web.

El porcentaje de rebote es una métrica a tener en cuenta para conocer el rendimiento de los usuarios en la web, ya que nos permite saber si han seguido navegando por el web o si lo han abandonado al poco de llegar al mismo, lo que puede deberse a que la información encontrada no es lo suficientemente relevante para el mismo o a determinados problemas de visualización, por ejemplo.

 

¿En qué afecta al SEO?

Como hemos comentado en otros posts, Google utiliza los datos de comportamiento de los usuarios de una determinada página web para saber si una página web resulta interesante para los usuarios o no.

Por este motivo, si permanecemos más tiempo dentro de una web, consultando sus páginas, y no la abandonamos nada más entrar, Google entenderá que hay contenido de valor para los usuarios y la valorará positivamente. Si ocurre el contrario, Google entenderá que esa página no es interesante y se verá penalizada en los resultados de búsquedas.

 

¿Cuál es un buen porcentaje de rebote?

En primer lugar, cabe tener en cuenta que a la hora de establecer cuál es el porcentaje de rebote óptimo, no conviene generalizar, sino que debemos pensar en el porcentaje de rebote óptimo para cada web concreto, según sus objetivos e idiosincrasia.

Podemos determinar, a grandes rasgos, que un porcentaje de rebote óptimo para la mayoría de los webs se situaría entre el 15% y el 40%. Entre un 40 y el 70%, en la mayoría de casos hablaríamos de un porcentaje de rebote dentro de la normalidad. Ahora bien, cuando el porcentaje se acerca demasiado o supera el 70%, es señal de que conviene revisarlo y aplicar estrategias para reducirlo.

 

¿Cómo reducir la tasa o porcentaje de rebote?

La siguiente pregunta que te surgirá después de conocer tu porcentaje de rebote, probablemente sea: ¿Cómo puedo reducirlo?

Lo primero que puedes hacer es comparar las páginas de tu web de mejor porcentaje de rebote con las de peor: comparar elementos, distribución de la información, etc. A partir de aquí, existen diferentes aspectos a tener en cuenta para mejorar el porcentaje de rebote en todas las páginas de tu web. A continuación los comentamos:

  • Contenido: el contenido es el principal motivo por el que un usuario puede decidir permanecer en tu web o abandonarlo. Cuanto más útil, relevante y atractivo sea tu contenido, más atraerás su atención y más posibilidades habrá de que siga navegando por el resto de páginas del web.

 

  • Legibilidad: disponer de contenido de calidad y atractivo para los usuarios que visitan tu web, no es suficiente. Además, debes asegurarte de que este contenido sea fácil de leer. Para ello, es importante el tamaño de la letra, así como no introducir párrafos demasiado extensos (mejor combinarlos con fotografías, títulos, subtítulos, etc.).

 

  • Velocidad de carga: es fundamental disponer de un buen servidor, ajustado a los recursos que precise la web para funcionar correctamente. Si la velocidad de carga del web es lenta, es probable que el usuario se canse de esperar a que carguen todos los elementos de la página y decida abandonarla.

 

  • Palabras clave: otro aspecto a tener en cuenta son las palabras clave que aparezcan en los textos de tu web. Las palabras clave han de ser representativas y de alto valor para tu negocio; éstas te permitirán, además, mejorar el posicionamiento SEO de tu web. Ahora bien, recuerda que no se trata de añadir listados de palabras clave. Las palabras deben estar integradas dentro del texto y ser coherentes dentro del mismo, creando un contenido de calidad.

 

  • Llamada a la acción: otro aspecto que puede contribuir a mejorar notablemente el porcentaje de rebote de una página es la llamada a la acción. Ésta debe atraer a los usuarios a hacer clic o a realizar una determinada acción. Cabe tener en cuenta, que no solo importa el hecho de disponer o no de una llamada a la acción; la ubicación de esta llamada a la acción, por ejemplo, o el color utilizado en el botón, pueden influir de manera decisiva en el rendimiento de las visitas y la consecución de objetivos.

 

Además de estas recomendaciones, deberás asegurarte de que tu web sea responsive, ya que de lo contrario, el porcentaje de rebote de las visitas procedentes de móviles será elevado. Asimismo, el hecho de disponer de un web responsive también es fundamental para el posicionamiento en Google, desde la implantación del algoritmo Mobile-First Index.